¿Qué es?
Catequesis
Preguntas
La Misa
Biblia
Milagros
María
Testimonios
El Papa
Documentos
Historia
Niños
Adoración
Oraciones
Enlaces
   Contacto
Nota
Publicidad

 

 

  Madre de la Eucaristía ( Roma,Italia )

Por largo tiempo Nuestra Señora se esta apareciendo en privado a Marisa Rossi en Roma. Ella trae mensajes de Dios para toda la humanidad acerca de la EUCARISTÍA, que es el corazón de la Fe Católica. En Junio de 1993 Ella le pidió en el nombre de Dios, que los mensajes se hicieran públicos y entre los años de 1995 a 2000 han ocurrido muchos MILAGROS EUCARÍSTICOS. Nuestra Señora dice:

YO SOY LA MADRE DE LA EUCARISTÍA;

CONOZCAN LA PALABRA DE JESÚS,

AMEN JESÚS LA EUCARISTÍA.  

 

La Eucaristía que hoy no es amada, es rechazada, es olvidada, llegará al Corazón de la iglesia y del mundo.

Finalmente el hombre amará, porque recibirá amor de la Eucaristía, esperará porque recibirá la esperanza de la Eucaristía, creerá porque recibirá la fe de la Eucaristía, el hombre vivirá en gracia porque aceptará recibir la vida de Dios, el hombre volverá a Dios y estará unido a Dios.

De esta unión alcanzada entre Dios y el hombre, obtendrán beneficios maravillosos los individuos, la familia, la comunidad, la Iglesia y el mundo.

Todo girará en torno a la Eucaristía y de la Eucaristía todo recibirá luz, fuerza y calor.

Como conclusión de cuanto se ha expuesto referimos las palabras de la Virgen: Estas son las apariciones que Dios Padre ha querido, en este pequeño lugar, para hacer triunfar a mi Hijo Jesús (Men. 16 de octubre de 1994)

Han lanzado en contra nuestra maldad y calumnias; hemos recibido críticas feroces y duros juicios. Hemos estado a punto de renunciar a luchar para volver a vivir una vida menos atormentada, también porque nos han dado serias preocupaciones graves problemas de salud.

Pero con la gracia de Dios y con la ayuda de los miembros de la comunidad y de muchos hermanos y hermanas hemos superado cansancio, desilusión, desánimo y miedo a sufrir.

Hemos seguido el consejo de la Virgen: Cuando estéis verdaderamente postrados, cansados, alargad los brazos, alzad los ojos al cielo y gritad: Padre nuestro...Ñ (Men. 5 de marzo de 1994).

Hemos encontrado protección, guía, fuerza y sostén en la Eucaristía: nos hemos apretado, como pulguitas, bajo el manto de la Madre de la Eucaristía.

Humanamente hablando, somos conscientes de la superioridad de quien nos hostiga, igual que somos conscientes de nuestra debilidad y poquedad, pero en el corazón resuenan las palabras proféticas de la Madre de la Eucaristía: Combatid la dura batalla, la larga batalla y después será el triunfo de la Eucaristía y será también vuestro triunfo (Men, 31 de julio de 1994).

El 14 de Septiembre de 1995 en el jardín de nuestra sede de la Vía delle Benedettine ha ocurrido el primer gran milagro eucarístico que se ha repetido muchas otras veces en presencia de miles de personas. Bien se puede afirmar que lo extraordinario se ha vuelto normalidad y que estas milagrosas apariciones deberán, en el futuro, ser recordadas sobretodo como apariciones eucarísticas.

Nosotros, miembros del Movimento Impegno e Testimonianza - Madre dell'Eucaristia hemos visto y hemos creído junto a muchas otras personas; tenemos derecho a creer.

El milagro eucarístico del 14 de septiembre de 1995 ocurrió durante la procesión. Del costado de Jesús, se volvió visible la sagrada hostia que se colocó en las manos recogidas de la señorita Marisa Rossi.

Donde ocurrió el primer gran milagro Eucarístico se puso una cruz como recuerdo.

Aquel fue el día en que el Señor comenzó a manifestarse y a ser visible para todos los presentes apareciendo solo las especies del pan eucarístico.

Se ha colocado más veces también sobre el cáliz puesto en la mano izquierda de la estatua de la Madre de la Eucaristía, situada en la pequeña capilla. Tal estatua es el símbolo de nuestro Movimiento, pero sobre todo símbolo de la unión que debe haber entre Dios y nosotros. Con estas apariciones, la Virgen nos invita a ir a su Hijo para estar en unión con El y para poder llegar a la santidad, meta de cada uno de nosotros. Además los milagros eucarísticos han ocurrido sobre una tercera estatua. La del Niño Jesús, puesto sobre el altar de la capillita.

La Eucaristía ha sido encontrada más veces sobre la estatua del Niñito que alarga los brazos: uno hacia el cielo y el otro hacia los hombres de la tierra, de modo que nos haga comprender que El está presente allí y puede y quiere en cualquier modo estar cercano a nosotros.

La cruz y las dos estatuas son importantes para el Movimiento, para la Comunidad, para todos nosotros y para los que desean amar la Eucaristía. Estas estatuas han sido declaradas, por voluntad de Dios, taumatúrgicas. La cruz recuerda el sacrificio de Jesús y su infinito amor en nuestras confrontaciones; la estatua del Niño Jesús recuerda la alegría de estar unido a Dios para crecer siempre más en la santidad: la estatua de la madre de la Eucaristía recuerda aquella dulce unión entre el Padre y los hijos. Su mirada es particular porque se dirige simultanemente a los hijos, al cielo y a la Eucaristía que tiene en la mano. Fue esculpida en 1980 por el Sr. Adolfo Insam de Ortisei (BZ). La misma Virgen indicó a Marisa y a Don Claudio el escultor a quien dirigirse. El escultor hacia varios años que no ejercía por su avanzada edad. A pesar de todo aceptó, pero no consiguió representar perfectamente la triple mirada de la que se habla arriba. Una vez llegada a Roma la estatua cambió mucho la expresión, hasta el punto de no ser reconocida por el mismo escultor, al que le fueron enviadas sucesivamente las fotos.

 **************

Estos textos han sido tomados del sitio internacional sobre las apariciones de la Madre de La Eucaristía. Allí también se pueden leer los mensajes que El Padre, Jesús y María le han revelado a la vidente. El link es el que ofrecemos a continuación:

www.madredelleucaristia.it/esp/mensajes.htm  

*****************

Nota: Estas apariciones no han sido aún aprobadas por la Iglesia, y están en estudio.

 

Otros Milagros Eucarísticos

 

Copyright 2003 / A Cristo por María